¿Qué significa el primero de Mayo?

El primero de Mayo NO es un feriado en el que te pagan sin trabajar. Tampoco es una fecha de descanso o diversión. Mucho menos es un día para viajar o ir a un centro comercial a gastar y gastar. Esa es la distorsión que las clases dominantes nos han “vendido” por muchos años para que olvidemos el verdadero significado del Primero de Mayo.

El primero de Mayo es la conmemoración de una gesta heroica de los trabajadores en la que demostraron que unidos podían hacer respetar sus derechos laborales a pesar de las condiciones adversas, represión, prisión y pena de muerte que enfrentaron, no claudicaron.

Este día se recuerda la lucha de los trabajadores por la jornada laboral de ocho horas, pues en 1996 era normal trabajar entre 12 y 16 horas. Inicialmente, la protesta laboral fue realizada por 80, 000 mil trabajadores. A los pocos días desembocó en una huelga nacional que afectó a numerosas fábricas en Estados Unidos.

Fue tal la fuerza de los trabajadores que empezaron a ser reprimidos en forma violenta por la policía. El 4 de Mayo de 1886, durante una manifestación pacífica en Chicago, una persona desconocida lanzó una bomba a la policía. Ello originó la represión, detención y posterior juicio de 8 trabajadores. En un juicio que después fue considerado ilegítimo y malintencionado, fueron condenados a muerte cinco trabajadores y tres fueron recluidos en prisión.

Por ello, el 1 de Mayo fue declarado como el Día de los trabajadores en el ámbito mundial y se recuerda el ejemplo de sacrificio de los mártires de Chicago. Samuel Fielden, Oscar Neebe, Michael Schwab, George Engel, Adolf Fischer, Albert Parsons, August Theodore Spies y Louis Lingg. Precisamente, gracias a ellos es que hoy día podemos tener legalmente una jornada de ocho horas de trabajo.

Con estas consideraciones el Primero de Mayo debe ser un día de reflexión sobre el rol que nos corresponde como trabajadores en la defensa de nuestros derechos laborales y mejores condiciones de vida. Asimismo debe ser motivo de renovación del compromiso con el movimiento sindical y la lucha de los trabajadores. También deber servir para reconocer a nuestros mártires y seguir en el camino de la solidaridad y perseverancia para alcanzar sus objetivos.

La historia nos demuestra que para los trabajadores nada es imposible cuando estamos juntos en torno a un objetivo y actuamos unidos con honestidad, integridad y transparencia, procurando el bien común y dejando de lado los intereses personales y particulares.

En esta fecha histórica el SUTEECEA expresa su saludo y reconocimiento a todos los trabajadores del mundo y reitera el lema que se mantendrá vigente en el paso de los años.

Trabajadores del mundo, uníos

“El éxito de los hombres no se mide por su éxito inmediato, sino por su éxito definitivo; no se mide por el dinero que acumularon, sino por el resultado de sus obras” José Martí.