8 de marzo, más que celebrar hay que reconocer el valor y trabajo de las mujeres

El Día Internacional de la Mujer este 8 de marzo encuentra a las mujeres en un contexto extraordinario a un año de pandemia millones de peruanas y peruanos combaten al virus del Covid19 luchando día a día por la vida en espera de vacunas y oxígeno. 

El Perú del 2020 nos ubica en el primer lugar de la tasa de letalidad en el mundo y la crisis económica más grave, con 18 regiones en recesión en el marco de la catástrofe global más dramática del siglo XXI. 
Hoy conmemoramos el día internacional de la mujer en un momento en el que el significado de la vida y la esperanza pareciera que han perdido valor. Sin embargo, debemos reconocer en medio de todo la lucha y fortaleza de las mujeres.

Porque si en los tiempos regulares había que celebrar el esfuerzo de las mujeres en su lucha por la igualdad y la dignidad, en este último año han sido las mujeres las que nos han enseñado el inmenso valor de la solidaridad en todos los casos en que la pandemia los dejó sin trabajo y sin comida. Allí son las mujeres las capaces de garantizar los derechos más esenciales de las personas, estando a cargo de los cuidados, de la alimentación y supervivencia con las ollas comunes y con el máximo esfuerzo por sacar adelante a la familia.

Las mujeres han cumplido un papel fundamental en la lucha contra la pandemia en varios frentes, en el sector salud por ejemplo las enfermeras, médicas, personal de limpieza etc, muchas de las cuales han dado su vida para salvar la vida de nuestros padres, esposos, esposas o hermanos familiares y amigos, eso no lo podemos olvidar.

Asimismo, hay que reconocer que las mujeres también estuvieron defendiendo la democracia y entre los miles de mujeres jóvenes -y no tan jóvenes- que salieron a las marchas de noviembre del año pasado.

Reconocer que a pesar de todas las dificultades hemos sido capaces de romper algunas tradiciones y en base al esfuerzo, actualmente tres mujeres ocupan los cargos más importantes del sistema de justicia en el Poder Judicial, el Ministerio Público y el Tribunal Constitucional.

Entonces, no solo es celebrar sino fundamentalmente reconocer el valor y aporte de la mujer en esta lucha por la pandemia sin dejar de reconocer que aún nos falta mucho por hacer ante tanto abuso, violencia, discriminación, maltrato, complicidad e indiferencia hacia la labor y los derechos de mujer en los centros laborales en los que todavía tenemos un largo trecho en la lucha por la igualdad.

Viva el día internacional de la mujer, seguiremos luchando por conmemorar el 8 de marzo con igualdad y justicia para las mujeres.