Día del Electricista: Reconocimiento a los trabajadores

Cada 5 de setiembre, se conmemora el día del electricista en todo el ámbito nacional. Por ello, desde estas líneas, hacemos llegar nuestro saludo y reconocimiento a todos los trabajadores que desempeñan labores eléctricas en el sector.

Gracias a su esfuerzo y dedicación es posible que la energía eléctrica llegue en forma permanente a la mayoría de los sectores de la población. Aunque algunas veces, esta labor no es valorada en su real dimensión. Preguntémonos: ¿Qué pasaría si no hay energía eléctrica en un hospital? ¿Se podría suministrar oxígeno a los más delicados? Su importancia radica en que la energía eléctrica contribuye al bienestar.

Esta fecha tan especial nos encuentra en una difícil situación. A nivel país, enfrentamos una pandemia que pone en riesgo nuestra salud y nuestras vidas. Además, el COVID-19 ha puesto en evidencia el gran retraso en materia de infraestructura, especialmente de salud, como consecuencia de un modelo neoliberal que ha priorizado el crecimiento económico y los intereses de los grupos de poder por encima del bienestar de la población.

Por otro lado, esta pandemia también tiene efectos negativos en el plano económico. El aislamiento y la paralización de la economía generarán una reducción significativa del Producto Bruto Interno; es decir, una recesión. Por otro lado, el mayor gasto fiscal requerido para la contención del virus y la posterior reactivación ocasionará un mayor déficit fiscal y un mayor endeudamiento externo para financiarlo.

En el plano empresarial, nuestra empresa ha sido transferida a nuevos accionistas y la CONFIEP está presentando una agenda de reactivación que tiene implicancias laborales para los trabajadores.

Este contexto difícil resalta aún más la labor de los trabajadores electricistas para asegurar el suministro de energía a la población, a pesar de todas las dificultades que enfrentan. Cabe destacar que los trabajadores que realizan su labor presencial, como es el caso de los trabajadores eléctricos, también asumen el riesgo para su salud y las de sus familias.

Por lo señalado, no debemos perder de vista que se vienen tiempos difíciles y debemos estar preparados para enfrentarlos apropiadamente. Esto no solo pasa por defender nuestros derechos laborales, sino también por plantear y defender una propuesta alternativa al modelo actual, que ha fracasado por su concepción materialista, egoísta y consumista.
Con esta breve reflexión, queremos rendir un homenaje a todos los trabajadores electricistas, sobre todo los que se han visto afectados por esta terrible enfermedad y a los que ya no nos acompañan por diversos motivos.

¡Juntos haremos el cambio!