Del remate eléctrico a la superventa USA/CHINA

Por Jorge Manco Zaconetti / Diario Uno

SE VENDIÓ LUZ DEL SUR S.A.A. AL ESTADO CHINO

En medio de la crisis política este acontecimiento económico no puede pasar desapercibido pues se relaciona con una de las consecuencias de una privatización en el sector eléctrico sin planeamiento estratégico; donde se ha vendido la mayoría accionaria de la empresa de distribución eléctrica para Lima y provincias del sur del departamento limeño, la rentable empresa Luz del Sur S.A.A. a favor del gigante chino eléctrico China Three Gorges Corporation (CTG Tres Gargantas). Ello plantea múltiples problemas que tratáremos de analizar.

A pesar de las bravatas del presidente Trump por resucitar el imperio del Tío Sam en su lucha por la hegemonía de la economía y política mundial con la China Popular, la potencia asiática que tiene al pensamiento de Mao Tse Tung de inspirador, dos gigantes de la energía, Sempra de USA y CTG de China acuerdan, transan, pues “negocios son negocios”

Así, el 30 de setiembre pasado, la norteamericana Sempra cedió el 83,6% de su participación en la empresa de distribución eléctrica Luz del Sur a la empresa China Yangtze Power International Co., Limited (CYP) que tiene como matriz a CTG

El valor de venta pactado entre estos dos gigantes por esta empresa que opera en el Perú fue de US $ 3,590 millones de dólares en efectivo, precio que está sujeto a una serie de ajustes referidos al cierre por capital de trabajo y endeudamiento neto, según información proporcionada por voceros de Sempra Energy.

Es más, la SUNAT y la nueva ministra de economía y finanzas del Perú deben ponerse las pilas pues el estado peruano tiene una participación por concepto del impuesto a la renta por ganancias del capital por rentas de empresas domiciliadas en el país, Son millones de dólares de impuestos que le corresponderían al Perú, a menos que nos hagan el avión los “comunistas chinos y los capitalistas gringos” que hacen negocios con activos que alguna vez fueron del estado peruano.

Los representantes de Sempra están que saltan de alegría, tal como lo expresa el presidente y CEO de Sempra Energy, Jeffrey W. Martin, al manifestar “No podríamos estar más contentos con el anuncio de hoy (de la venta)” se refiere al precio obtenido que sobrepasa las expectativas.

Sin embargo, hay un tiempo de espera pues la venta se completaría en el primer trimestre de 2020, sujeto a las condiciones de cierre habituales, incluida la aprobación de Indecopi sobre los grados de concentración, pues Luz del Sur es la principal empresa de distribución eléctrica del país y la empresa compradora China Yangtze Power International Co. adquirió en abril de éste año en negociaciones con la brasileña Odebrecht la Central Hidráulica Chaglla pagando más de US $ 1,400 millones de dólares, con lo cual estaría operando en la generación y distribución eléctrica sobrepasando los límites de la concentración según la Ley de Antimonopolio, que en verdad es “letra muerta”

UN POCO DE HISTORIA

En principio, se debe recordar que en los años noventa del siglo pasado, durante el corrupto régimen del fujimontesinismo se vendieron y remataron una serie de empresas públicas al margen que fueran rentables, o si sus pérdidas económicas resultaban explicadas por políticas populistas que obligaban a las empresas estatales al subsidio indiscriminado como fue el caso el gobierno del presidente Alan García (1986/1990)

Es más, el nuevo ministro recién juramentado Ing. Juan Liu Yonsen sabe mejor que nosotros como se llevó a cabo la privatización de Electrolima, pues desde 1994 formó parte de los especialistas en privatizaciones a precios de remate, haciendo realidad la práctica de las “puertas giratorias”, es decir, pasar del estado al sector privado, y viceversa, “prestando sus valiosos servicios al país” y a las empresas que asesoraba.

En la memoria histórica debe estar presente Electrolima, la rentable empresa eléctrica que generaba y distribuía electricidad a la región de Lima, y que fue privatizada por partes, para supuestamente fomentar la competencia y evitar la concentración con el poder de dominio en el sector.

En el caso de la privatización de Electrolima hacia 1994 se crearon tres empresas, una de generación eléctrica que dio lugar a la empresa Edegel bajo control de capitales españoles (Endesa) para luego pasar a ser controlada por capitales italianos, con el nombre de ENEL Generación Lima. No está demás señalar que también controlan a la empresa ENEL Generación Piura, en el norte del país.

En lo referente a la parte de la distribución eléctrica que le correspondía a Electrolima se crearon dos empresas, que en la práctica constituyen “monopolios naturales” para distribuir electricidad en el norte y sur de Lima y Lima Provincias.

Se le llama así, a las empresas de servicios de distribución eléctrica o de abastecimiento de agua por razones técnicas y geográficas pues solamente puede haber una sola conexión domiciliaria de electricidad en el caso de los clientes regulados, que somos más de siete millones de usuarios.

A una se le llamó Edelnor empresa responsable de la distribución eléctrica para Lima y el norte del departamento limeño, y la otra Luz del Sur que fueron vendidas a un precio irrisorio por decir lo menos a la luz del dinámico crecimiento de la economía peruana.

En todo caso refrescando la memoria en los documentos de la COPRI hoy Proinversión, donde prestó sus valiosos servicios empresariales el Ing. Juan Liu Yonsen, expresamente se señala los montos que obtuvo el Estado por la venta de la mayoría accionaria de las empresas de distribución eléctrica Edelnor y Luz del Sur hacia julio de 1994. Textualmente se expone que: “35-36. (La venta) de Empresa de Distribución Eléctrica Lima-Norte (Edelnor) / Empresa de Distribución Eléctrica Lima-Sur (Luz del Sur)

Distribución de electricidad. El 12 de julio de 1994 se efectuó la subasta del 60% de las acciones de las empresas de distribución de electricidad en Lima Metropolitana: Edelnor (zona norte) y Luz del Sur (zona sur). Edelnor fue adjudicada a Inversiones Distrilima (consorcio conformado por Endesa de España, Chilectra y Enersis de Chile, Cosapi y varias empresas peruanas vinculadas al Grupo Crédito), por US$ 176´490,000. Por su parte, Luz del Sur fue adjudicada a Ontario Quinta AVV (Ontario Hydro de Canadá y Chilquinta Internacional de Chile), por US$ 212´120,000.

La venta de acciones a los trabajadores de Edelnor y Luz del Sur se realizó en 1995 y 1996 respectivamente”

Al respecto cabe hacer notar que el activo estatal de Luz del Sur cuya mayoría accionaria fue transferida por US $ 212 millones de dólares en 1994, los accionistas privados en el 2019, es decir, 25 años después la revenden por más de US $ 3,590 millones, es decir casi 17 veces más. Si se tiene presente que Luz del Sur siempre ha arrojado resultados positivos, año por año a sus accionistas, pues ha tenido y tiene una rentabilidad asegurada, se puede afirmar que en esta transacción tanto Sempra Energy como China Three Gorges ganan, ambos resultan ganadores, y los capitales asiáticos actúan en el largo plazo.

LA RENTABILIDAD ASEGURADA

Con la información correspondiente la empresa de distribución Luz del Sur del grupo norteamericano Sempra, ocupaba el segundo lugar en importancia entre las empresas eléctricas en cuanto a la obtención de ingresos con S/ 3,033 millones de soles en el 2018, que apenas se ha incrementado en 1% en relación al 2017. En el 2016 generó 3,124 millones de soles, a pesar de estar sobre todo en la actividad de la distribución eléctrica. También opera en el negocio de la generación eléctrica con el nombre de Inland Energy, obteniendo ingresos mucho menores por dicho concepto a través de sus plantas de Santa Teresita I y II en el Cuzco.

Se debe tener presente que las empresas de distribución eléctrica tienen dos tipos clientes, los llamados clientes libres, que son todas las empresas que compran directamente su energía a un distribuidor pero sobre todo a una empresa de generación, gracias a una serie de distorsiones que hemos mencionado en artículos anteriores.

En el caso de Luz del Sur por las perversiones eléctricas que se manifiestan en dicho mercado, ha perdido un número considerable de clientes libres frente a la competencia de Enel Generación, Enel Distribución, Kallpa, Engie entre otras. Por ello, la porción más importante de sus ingresos proviene de las ventas al mercado regulado.

En tal sentido, es importante señalar que la distribución de electricidad en el Perú constituye un “monopolio natural” y por tanto, sus tarifas deben ser reguladas por el organismo regulador OSINERGMIN, cuya finalidad es promover la competencia y la eficiencia en el sector, con ganancias razonables, lo cual es toda una ilusión, pues las empresas obtienen sobreganancias que son financiadas en última instancia por el usuario regulado, es decir las grandes mayorías.

En el caso de la distribución eléctrica, las tarifas son establecidas mediante el “modelo de una empresa eficiente”; es decir, las que demanda una empresa ideal con inversiones eficientes y tecnología moderna que asegure una rentabilidad razonable, precisando que esta tarifa deberá respetar la Ley que garantiza al Concesionario Eléctrico una rentabilidad mínima del 12% anual, donde las empresas eléctricas de distribución de lejos la superan.

RENTABILIDAD EXTRAORDINARIA

Como se podrá observar en el cuadro respectivo “Luz del Sur SAA: Destacados Resultados en Base a Los Estados Financieros Individual Auditados” 2012 al 2018 expresados en miles de soles, resulta evidente el crecimiento de los ingresos, la utilidad operativa, la utilidad neta, pero sobre todo de los activos totales y del patrimonio donde es notorio un fortalecimiento patrimonial que supera los S/ 3,166 millones de soles.

De manera tradicional se podría decir que la rentabilidad ingreso, es decir el cociente de la utilidad neta entre los ingresos multiplicados por 100, se mantiene sobre el 16% en el 2014, para disminuir al 12,7% en el 2016 y trepar al 17,2 % en el 2018.

Ello significa que para el 2018 por ejemplo que de cada 100 soles de ingresos, se obtienen 17,2 soles por concepto de utilidad residual, es decir descontados los costos de ventas, los gastos de ventas, gastos de administración y gastos financieros. Esta rentabilidad neta supera a la obtenida en Chile, y casi duplica a la rentabilidad de los Estados Unidos

Sin embargo, para estimar la rentabilidad empresarial con una mayor precisión hay que considerar la utilidad operativa más las depreciaciones y amortizaciones que otorgan capacidad de flujo en relación a los ingresos obtenidos, y allí la rentabilidad de la Generación Interna de Recursos (GIR), de Luz del Sur supera largamente el 24.4% en el 2014, para subir al 26 % en el 2015 para disminuir a un 23.5% % en el 2016, y mantenerse sobre el 25 % en el 2018.

Estas tasas de rentabilidad del GIR resultan mayores a las vigentes en los mercados chilenos y norteamericanos pero sin embargo el grupo Sempra transfiere sus activos del Perú y Chile, a pesar que la rentabilidad obtenida resulta inusual en términos internacionales. Es decir, Luz del Sur en el Perú es muy rentable pero se vende, ¡cómo entender esta aparente contradicción!

INTEGRACIÓN VERTICAL

En este contexto empresas eléctricas de distribución que han aumentado de forma extraordinaria los ingresos, la rentabilidad y fortalecido el patrimonio como Luz del Sur S.A.A. están en proceso de fortalecer su integración vertical con una participación acelerada en la generación con inversiones en Santa Teresita y sobre todo con inversiones en dos hidráulicas en Arequipa en el proyecto Majes Siguas II con una potencia superior a los 426 MW y con montos de inversiones superiores a los 970 millones de dólares, demostrando en la práctica la racionalidad de la integración vertical.

En verdad, todo ello será una realidad con los nuevos dueños chinos de Luz del Sur y de sus empresas filiales y relacionadas, pues la empresa China Three Gorges Corporation (CTG Tres Gargantas) es la primera empresa del sector en la economía del gigante asiático que está llamado a disputar la hegemonía mundial a los Estados Unidos de Norteamérica.

Es más, si la empresa China Yangtze Power International Co., Limited (CYP) que tiene como matriz a CTG ha comprado la Central Hídrica de Chaglla a la brasileña Odebrecht, pagando más de US $ 1,400 millones en abril pasado, también ha asumido los beneficios perversos de un contrato lesivo para el estado peruano, los usuarios y los miles de viejitos pensionistas de las leyes 1990 y 25530, que pierden con este contrato.

EPÍLOGO

Es decir, los chinos de China Yangtze Power International se beneficiarán del contrato corrupto pactado por Odebrecht en el pasado con sobornos incluidos. Y todo hace pensar que el nuevo ministro de energía y minas, estará allí para asegurar estos “negocios nefandos” que afectan el interés público para beneplácito de la Sociedad de Minería, Petróleo y Energía.

Por medio de este contrato que se firmó en el humalismo entre Chaglla y ElectroPerú se obliga a la empresa estatal a comprar la energía a un precio muy por encima del mercado, para venderlo por debajo del precio de compra, generando cuantiosas pérdidas a la generadora estatal tal como se manifiesta en sus estados financieros.

Por medio de este contrato de suministro con la empresa estatal de generación ElectroPerú, ésta tiene que comprar a Chaglla la electricidad asegurando una tarifa superior a los US $ 60 dólares el megavatio hora, y la misma ElectroPerú tiene que venderlo por debajo de los US $ 10 dólares el megavatio gracias a la sobreoferta de capacidad de generación que existe en el país.

Por tanto, los capitales chinos de China Yangtze Power International y su matriz China Three Gorges Corporation al pagar US $ 1,400 millones por la hídrica Chaglla, y US $ 3,590 por la mayoría accionaria de Luz del Sur han realizado un estupendo negocio que lo asumirán los millones de usuarios y consumidores de energía.