Editorial: Venta de Luz del Sur: ¿Riesgo u oportunidad?

Editorial

Es indudable que la próxima venta de las acciones de la empresa Luz del Sur, anunciada por SEMPRA, encierra un riesgo para mantener nuestro puesto de trabajo. Existe la posibilidad que el nuevo propietario pretenda reducir costos laborales e inicie un proceso de retiro voluntario, aduciendo reorganización de la empresa.

Ello dependerá en gran medida de la cohesión, la unidad y la capacidad de respuesta de los trabajadores. En consecuencia, es necesario que cada trabajador deje su zona de confort y se convierta en un agente activo para la defensa de su puesto de trabajo.

Sin embargo, también puede constituir una oportunidad para forjar una mayor unidad y desarrollar una estrategia que enfrente con éxito la potencial ofensiva anti laboral del nuevo empleador.

Es importante tener en cuenta que toda venta empresarial está ligada al valor de la marca y no solo al valor de sus activos. Y el valor de la marca está vinculado directamente a la reputación de la empresa y esta, a su vez, está asociada a la responsabilidad social empresarial y no solo a la rentabilidad económica de la empresa.

Entonces, la marca y la reputación tienen un mayor valor en aquellas empresas que respetan los intereses de sus stakeholders, como es el caso de los trabajadores. A partir de ello, podemos deducir que los inversionistas estarían dispuesto a pagar más por una empresa que no tiene conflictos laborales ni demandas judiciales.

Precisamente, aquí radica la oportunidad para hacer evidente que aún tenemos una agenda laboral sin solucionar y un gran número de juicios sin resolver, inclusive por más de 20 años, debido a la estrategia dilatoria de la empresa y sus asesores externos.

Considerando que la venta de una empresa como Luz del Sur es un proceso, es necesario aunar esfuerzos para exigir a la empresa que soluciona los temas laborales pendientes, incluidos los juicios, por los que estaría considerando en contingencias laborales una provisión de 16 millones de soles.

Solo de nosotros depende que esta inminente transferencia de las acciones de Luz del Sur nos encuentre en las mejores condiciones laborales y sindicales. No esperemos reaccionar cuando el nuevo empleador inicie su programa de retiro voluntario, enviemos el mensaje que estamos unidos y dispuestos a defender nuestros derechos laborales.

Empresas: