Honremos nuestra historia sindical

La celebración de nuestro 76 Aniversario de fundación coincide con el proceso de elecciòn de la Junta Directiva 2017-2018 del Suteecea. La ocaciòn s ppropicia para quienes somos parte de nuestro glorioso sindicato de renovar nuestro compromiso con la clase trabajadora y en especial con los afiliados.

El 16 de diciembre de 1940 un grupo de trabajadores encabezados por José Aranibar y entre los destacaban Román Infante, Pedro Sáenz y Pedro Lescano, se reunieron para fundar el sindicato de Obreros de las Empresas Eléctricas Asociadas. Ellos tuvieron la valencia de hacerlo en una época dificil en la que los sindicalistas eran perseguidos y apresados.

El ejemplo de los fundadores como el compañero José Aranibar entre otros luchadores sociales, es que en la época en que forjaron nuestra organización, los sindicalistas eran perseguidos por los gobiernos de turno. Generalmente, las dictaduras en la época representaban a las oligarquías nacionales y al capital extranjero.

Por ello, reprimian cualquier forma de organización de los trabajadores. A pesar de ello, nuestros antecesores sacaron adelante el sindicato que fue clave para la defensa de la jornada laboral, las remuneraciones y las estabilidad laboral.

Han pasado muchos años, dentro de los cuales nuestro sindicatoha enfrentado grandes retos y luchando ha subsistido a los embates de los Gobiernos coludidos con el gran capital. Recordemos entre otras gestas, la lucha por el reajuste automático y contra la privatizaciòn de Electrolima en las que se llevaron a cabo huelgas de mas de 30 dias;  como dos actuaciones importants de nuestra organizaciòn. En el plano político es importante mencionar nuestra participaciòn en la marcha de los 4 Suyos (año 2000).

Sin embargo, a pesar de los avatares, nuestra organizaciòn siempre se ha caracterizado por una línea de conducciòn basada en los principios de clase y alineada con la defensa de los derechos de los trabajadores del sector elèctrico, la mejora de sus condiciones de vida y un sistema político y económico que elimine la desigualdad en el País.

Es importante tener en cuenta que los funddores del SUTEECEA estuvieron en condiciones màs precarias, pero su voluntad y perseverancia construyó una sólida organizaciòn sindical que es nuestra obligaciòn defender como un bastión contra el neoliberalismo devorador de nuestro empleo y precarizador de nuestros salarios.

Actualmente, enfrentamos un marco legal adverso a los intereses de la clase trabajadora y soportamos una arremetida empresarial que busca una mayor flexibilidad laboral, lo que genera inestabilidad en el empleo y derivando cada vez màs, en hacer màs dificiles los incrementos salariales precarizando las condiciones de trabajo como la deficiente atenciòn médica en el seguro social y en la EPS, que cada dìa encarecen el copago y disminuyen la calidad de su atención.

Entonces, en vez de deprimirnos y dejar que nos lleve la marea neoliberal, es necesario que reflexionemos sobre el legado del compañero Araníbar y salgamos del letargo porque hay mucho por hacer: incrementar el porcentaje de las utilidades, en el sector eléctrico, evitar la reducciòn del personal con el cuento de las renuncias voluntarias, mejorar la atenciòn de salud de los trabajdores del sector eléctrico, contribuir a la reforma de ESSALUD, mejorar el sistema pensionario.

Para ello, debemos ser conscientes que cada uno de nosotros somos agentes de cambio y comprometernos en conseguir representantes de los trabajadores en el Congreso y el Ejecutivo, fortalecer a los afiliados que no tienen clara (identificación de clase, exigir pronunciamiento de los representantes de los trabajadores (CGTP, CTP, CUT entre otros)
en el directorio de ESSALUD sobre la situaciòn de la institucion, negociar pliego a nivel de rama del sector eléctrico, consolidar el Frente Energetico, Minero, Petrolero, idea propuesta en los años 90 y conformar una gran red virtual internacional para desenmascarar la falta responsabilidad social de las empresas eléctricas.