Mucho por ganar, nada que perder

La reciente ofensiva anti laboral de las empresas distribuidoras de electricidad nos hace pisar tierra firme y comprobar que solo ha cambiado el discurso.Lo acontecido con el Programa de Renuncias “Voluntarias” de Luz del Sur y la estrategia de dilación y “peseteo” de la Comisión Negociadora de Luz del Sur y de Tecsur respectivamente nos remontan al pasado, pues son prácticas obsoletas ya conocidas. Asimismo, desnudan los verdaderos objetivos de la empresa y evidencian que su proclamada responsabilidad social empresarial,  el comunicado de la CEO de SEMPRA, dueña de Luz del Sur, el proyecto Energizando nuestro Futuro y la Política de Conducta apropiada al Negocio son como los “cantos de sirena” que atraparon a los marineros de Ulises en la Odisea de Homero.

Lo cierto es que ante dificultades económicas, la empresa decidió ajustar la soga por el lado más fácil: deshacerse de los trabajadores principalmente con mayor antigüedad. Los actuales funcionarios siguen considerando al trabajador como un costo y no como el capital más valioso de la empresa: el capital humano.

Esto también se refleja en la actual negociación del pliego de reclamos, pues los funcionarios de la empresa tendrían una posición dura con nuestra organización que se refleja en sus ofertas, aparentemente como una forma de “castigarnos” por haber denunciado ante la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral - SUNAFIL; que funcionarios de la empresa estaban presionando a los trabajadores para que se acojan a las “renuncias voluntarias” es decir, por defender los derechos de los trabajadores.

Sin embargo, en vez de ablandarnos, esto constituye una motivación para alcanzar los objetivos trazados, pero siempre con la frente en alto. Como dijo el líder de la revolución mexicana, Emiliano Zapata: “El que quiera ser águila que vuele, el que quiera ser gusano que se arrastre, pero que no grite cuando lo pisen.”

En una coyuntura donde las empresas están envalentonadas por el predominio de las fuerzas políticas aliadas al capital transnacional que gobiernan y legislan en nuestro país y probablemente continúen reduciendo personal, bajo la careta de energizar el futuro. Entonces, NO TENEMOS NADA QUE PERDER Y MUCHO POR DEFENDER Y GANAR. De todos nosotros depende que tengamos un puesto de trabajo digno y  una remuneración justa y razonable que nos garantice una buena atención a la salud, educación de calidad y vivienda adecuada para nuestras familias.

Entonces, en esta negociación, hay que hacer como el boxeador que enfrenta un rival de mayor peso y envergadura. ¿Cómo es eso?  Defendernos con audacia e inteligencia. En nuestro caso, eso pasaría por desenmascarar la falsa imagen de responsabilidad social que están vendiendo SEMPRA y sus empresas en el ámbito mundial.  Es bueno recordar que, en general, la marca es un activo intangible para las empresas, que vale dinero y es clave para hacer negocios.

Para ello, las tecnologías de la información y los medios virtuales nos brindan la oportunidad de decir nuestra verdad a la opinión pública en el ámbito mundial. 

Ante esta situación, convocamos a nuestros afiliados, familiares, amistades y ciudadanía en general en el marco de las normas legales vigentes, a sumarse a esta campaña de esclarecimiento sobre la política laboral de las empresas distribuidoras de electricidad.

A pesar de nuestra problemática el SUTEECEA hace un alto para saludar muy fraternalmente a todos los trabajadores del sector eléctrico; a los compañeros de las services, a nuestros afiliados expresándoles nuestros sinceros deseos de éxitos en lo personal, familiar, laboral en este 2017 que se avecina; exhortándoles a participar más activamente en constituir el frente de Trabajadores del sector eléctrico para dar respuestas contundentes a la patronal, no solo en lo laboral también en el plano político, que nos garantice un clima en el que los trabajadores tengamos mejores condiciones de vida. 

¡¡EN DEFENSA DE NUESTRO PUESTO DE TRABAJO!!

¡¡POR UNA REMUNERACIÓN DIGNA!!