Nuevo Ministro MINEM y las perversiones eléctricas

Mayores tarifas para los consumidores

Por Jorge Maco Zaconetti / Publicado en Diario Uno

En verdad, son tales el número de perversiones ante la inoperancia no solamente del organismo regulador Osinergmin, el COES que juega con la camiseta de los privados, sino también de Indecopi, por no decir del propio Ministerio de Energía y Minas, donde el nuevo ministro Ing. Juan Liu Yonsen sería considerado un “intelectual orgánico” del capital eléctrico, pues desde la privatización de los años noventa del siglo pasado ha prestado valiosas consultorías en el sector para beneficio de las empresas.

Las perversiones son múltiples y según el diccionario de la Real Academia Española, se entiende por ellas una situación “sumamente mala, que causa daño intencionalmente”, pero que consecuencias dañinas en los bolsillos de millones de usuarios, que tienen que abonar tarifas eléctricas crecientes a pesar que existe una sobre oferta en la capacidad de generación, y se paga un precio barato por el gas natural de Camisea, que alimenta las turbinas termoeléctricas.

Algunas perversiones

En tal sentido, sería importante que los consumidores sepan los sobrecostos asumidos, vía subsidios diversos, cargo RER a una serie de empresas a las cuales se les garantiza un precio y rentabilidad abonado por millones de clientes regulados. Así, la construcción de centrales más de 42 unidades de energías renovables no convencionales eólica, centrales térmicas, hidráulicas perciben en la práctica un subsidio que pagan los usuarios mes a mes en sus recibos de electricidad.

En verdad, solamente por este subsidio o mejor aún transferencias de riqueza, los usuarios pagamos un promedio anual de US$ 100 millones de dólares a favor de un “cogollo” que no declaran sus verdaderos costos ante el COES, con tal de despachar primero.

Esta anómala situación se arrastra desde el 2016 y anualmente los más de 74 millones de clientes regulados tenemos que pagar un subsidio de US& 100 millones a unas cuantas empresas con prácticas nada transparentes, con la anuencia del Osinergmin y el COES que juegan a pared para afectar los bolsillos de millones de peruanos.

En el mismo sentido se debiera conocer  el “costo para los usuarios” de mantener una reserva fría en las empresas de generación privada que se ubican en Ilo y Molendo, y que fueron construidas en producción eléctrica alimentadas por el consumo del gas natural que trasladaría el frustrado gasoducto del sur, y que tienen una rentabilidad garantizada que sale de los bolsillos de los consumidores.

Así mismo, se debería investigar a profundidad, con auditorías externas las declaraciones que realizan las empresas de generación como Enel, Generación, Kallpa, Engie y otras que compran energía en el mercado de corto plazo a un precio subvaluado a menos de US& 22 dolares por (MWH), restando clientes libres a las empresas de distribución que tienen contratos de suministro pero no tienen a quien vender.

Existente evidencias de costos irreales en las declaraciones que hacen las empresas que son auditadas, estas malas prácticas se hacen con tal de ser los primero en el despacho de generación de electricidad, y en la captación de clientes libres con tarifas de US$ 20 dólares el megavatio/hora cuando antes la tarifa era de US$ 30 dólares por el mismo megavatio y el usuario regulado tiene que pagar más de US$ 52 dólares por el mismo megavatio hora.

Para poder captar mejor la idea. Una minera austera con alta rentabilidad gracias a los costos baratos de mano de obra, permisiva tributación en razón a los beneficios tributarios mineros, puede pagar US$ 20 dólares por megavatio, mientras los clientes regulados que somos 74 millones de usuarios, tenemos que abonar un promedio de US$ 52 dolares por el mismo megavatio hora. Esto constituye una desigualdad, una perversión eléctrica que afecta el bolsillo de millones de usuarios.

Estas perversiones significan cientos de millones de soles que anualmente salen de los bolsillos de los consumidores regulados que se transforman en sobreutilidades para las empresas, en especial del “cogollo” en la generación eléctrica; Enel, Kallpa, Engie, entre las principales.

EL NUEVO INQUILINO

El nuevo ministro del sector, Ing. Juan Carlos Liu es un viejo conocido del Presidente Martín Vizcarra, también es moqueguano y formado como ingeniero eléctrico de la Universidad Nacional de Ingeniería ( UNI), por ello no causó extrañeza que fuera vocaeado como ministro de Energía y Minas a inicios del gobierno. Es más, cuando el nuevo ministro era Jefe del Proyecto Hidroenergético Especial Pasto Grande de Moquegua (1988), el ing. Vizcarra fue contratado como ingeniero del proyecto. Por tanto, se deduce la amistad y afinidad entre ambos personajes.

El nuevo ministro es un viejo conocido en el sector sobre todo eléctrico y en las privatizaciones, pues fue miembro en más de un comité de la llamada COPRI, la famosa Comisión de Fomento a la Inversión Privada, hoy convertida en Proinversión, especializada en la venta de precios de remate de las empresas públicas.

Según el portal electrónico el “Gato Encerrado” el nuevo Ministro de Energía y Minas sería parte de una red de lobistas, consultores como PPK que asesoran fluidamente al capital privado y a los organismos públicos. Así dicho portal señala que con Carlos Montoya, Emilio Zuñiga, Juan Carlos Liu y el Ing. Shiguiyama, formaron una consultora Latín Pacific que ha tenido relaciones de asesoría en “los lados de la mesa”. Es así que la vieja COPRI, con la mayor parte de sus cuadros intermedios incólume- pasó a constituirse en el siglo XXI como la agencia estatal Proinversión y curiosamente contrató a Latín Pacific de propiedad de Montoya, Zuñiga y Shiguiyama, como consultores permanentes y/o exclusivos –en un contrato guardado bajo siete llaves- en los concursos de los proyectos de área de Electricidad e Hidrocarburos. Este contrato cautivo les ha permitido asesorar más de 12 grandes proyectos como Odebrecht (Chaglla), Enel (Endesa), Engie, etc, etc. Es más o menos como aquel viejo slogan de Yompian, donde “ganan todos los que van”.

Por tanto, con tales antecedentes no es de esperar una solución favorable al interés público, en especial lo referido al contrato de Chaglla y ElectroPerú, como la persistencia de una serie de subsidios a las empresas de generación asegurando una rentabilidad que en última instancia es financiada por los usuarios y consumidores.

GENERACION, TRANSMISIÓN Y DISTRIBUCIÓN

El usuario común y corriente debe saber que hay dos clases de consumidores, los clientes regulados de baja tensión que somos más de 7,4 millones de peruanos, y los clientes libres, es decir las empresas que compran directamente la energía directamente a la empresa sea de distribución o generación, según convenga mediante contratos privados de largo plazo.

Se puede decir que los clientes libres que han aumentado de manera significativa de 400 empresas a más de 2,500 pues se ha bajado la valla para ser considerado un cliente libre. Es más, se puede afirmar que constituyen el “lomo fino” del mercado eléctrico, pues pueden negociar las tarifas frente a las tarifas reguladas de Osinergmin. De allí la importancia de la captura del mayor número de clientes.

En la tarifa del cliente residencial que se paga mensualmente, existen tres componentes, el costo de generación que es el más importante, pues en promedio equivale al 50% de la tarifa, el costo de transmisión que tiene una participación del 21% de la tarifa, cuando antes del 2015 no representaba ni un 10% y el costo de distribución equivale al 30% de la tarifa que asume el consumidor regulado.

El problema y “la guerra a muerte” entre el cogollo de la generación Enel, Kallpa y Engie contra el grupo de empresas de distribución y generación liderados por Luz del Sur, es por la captura, captación de los llamados “Clientes libres” que pueden ser empresas mineras, industriales, cementeras, centros comerciales, grandes hoteles, que repito en los últimos años se han disparado en cuanto a su número.

Por ello, frente la sobre oferta  en potencia instalada de generación (MW9 eléctrica que se hicieron realidad en función de la futura demanda de las grandes inversiones mineras (Tía María, Mina Conga etc) Aeropuerto de Chinchero, Gasoducto del Sur, entre otras, más de 50% de la capacidad de generación está considerada como reserva, reconocida por el Sistema. Por el cartel del COES, con una rentabilidad garantizada.

CODICIA ELÉCTRICA

Pero la codicia, la red de ganancias y las malas prácticas de algunas empresas perturban y enturbian el mercado eléctrico provocando tales perversiones. En tal sentido las empresas del “cogollo” de generación no estarían declarando los verdaderos gastos variables en la compra del gas natural, con ello desnaturalizan la relación precio/costo con tal de despachar en primer lugar.

En el modelo teórico los precios de generación están determinados por el “último productor” de electricidad (costo marginal), provocando un derrumbe en el precio de la energía, en el mercado  “rpot” de corto plazo, un mercado básicamente de las empresas de generación altamente especulativo, lo que ha provocado que este precio sea incluso inferior a los US$ 1’ dólares el megavatio hora cuando antes era casi el doble.

Si a ello se suman las perversiones en la fase de la transmisión donde el 57% del costo de transmisión 20% del precio final que paga el consumidor, está constituido por diversos cargos, entiéndase subsidios primar RER a las energías renovables, nodo energético del Sur, rentabilidad asegurada en la construcción de una serie de hidroeléctricas, tenemos el panorama completo de las perversiones eléctricas conde el “cogollo eléctrico” resulta ganador y millones de consumidores perdedores por el alto costo de tarifas y los subsidios asumidos.

Al respecto podrá resolver estos “entuertos, anomalías y perversiones eléctricas” el nuevo ministro del sector? En verdad, si él mismo forma parte del problema, pues es un lobista profesional y un gestor de intereses privados, frente al patrimonio del Estado, no se pueden esperar soluciones positivas.

BONANZA EN LA GENERACIÓN

Una expresión de la bonanza en la base de generación lo demuestra el cuadro “Ingresos de las principales Empresas de Generación Eléctrica 2012 al 2018”, medida en millones de soles en un periodo que abarca un ciclo expansivo de la economía hasta el 2015 para luego tener tasd de crecimiento más modestas, menores al 4% en el 2018.

Como resulta evidente los ingresos de generación de la empresa de capitales italianos, Enel Generación Perú, han tramitado de los S/1,347 millones de soles en el 2011 para subir a los S/ 1,657 millones en el 2015 y seguir trepando en el 2018 para arribar a los S/ 2,006 millones de soles, ingresos obtenidos generando electricidad con sus plantas térmicas de Santa Rosa y Ventanilla, como en sus varias centrales hidroeléctricas.

El crecimiento más espectacular en el comportamiento de los ingresos de Kallpa Generación que declara ingresos de S/ 725 millones en el 2012 y prácticamente duplica tales ingresos en el 2015 para sumar los S/ 1,438 millones de soles. Es más sigue aumentado sus ingresos al sumar los S/ 2,334 millones en el 2018.

Ninguna empresa ha tenido un crecimiento de los ingresos como Kallpa, tan acelerado, gracias a sus inversiones, pero también a las perversiones eléctricas. Entre 2015 al 2017 el crecimiento de sus ingresos experimentaron una expansión del 21.4% cuando el crecimiento de la economía peruana fue de menos del 4%.

En el mismo sentido, el comportamiento de la empresa eléctrica de capitales francobelga como Engie Energía Perú, también han aumentado de forma significativa pasando de los S/ 1,277 millones de soles, para crecer a los S/ 2,432 millones en el 2015 y recae en el 2018 para situarse en los S/ 1,755 millones de soles.

NEGOCIADO CONTRA ELECTROPERU

Por último, presentamos los ingresos de la generadora estatal ElecroPerú, la empresa que opera las centrales de Antunez de Mayolo y Restitución en Huancavelica, aprovechando la caída de aguas del rio Mantaro, la misma que muestra un crecimiento de los ingresos pasando de los S/ 1,126 millones de soles en el 2012 para situarse en  S/ 1,082 en el 2015. Es más sus ingresos tienen una tendencia alcista en los últimos años, pero este crecimiento deber ser analizado con sumo cuidado.

El comportamiento de los crecientes ingresos de la estatal ElectroPerú, resulta engañoso, pues solamente en el 2018 con ingresos por venta de S/ 2,037 millones de soles un componente de esos ingresos son los S/ 669 millones de soles por venta de energía y potencia por encargo de ProInversión  (Chaglla), y el costo para ElectroPerú por la compra de esa misma energía y potencia ha sido de S/ 563 millones de soles (Ver Estados Financieros de ElectroPerú, Notas 18 y 19).

Ello significa que ElectroPerú tiene que vender energía y potencia a S/ 669 millones de soles pero el costo que tiene que asumir es de s/ 865 millones por esa misma energía y potencia. Es decir, se puede afirmar que ha perdido S/ 190 millones en un solo año, y el contrato firmado con Chaglla es de largo plazo (2032) y la mafiosa empresa Odebrecht que tuvo la asesoría del actual ministro de Energía y Minas, para curarse en salud transfirió dicho contrato a los capitales chinos que acaban de comprar la distribuidora eléctrica Luz del Sur.

Es más, en el 2017 y el 2018 los mayores costos entiéndase pérdidas que ha tenido que asumir ElectroPerú, suman los S/ 424 millones de soles que en última instancia son financiados por los millones de usuarios regulados a la vista y paciencia del Ministerio de Energía y Minas, por ello decimos que el Presidente Vizcarra ha colocado como ministro del sector “al gato en la despensa”.